Inicio » LITERATURA ARGENTINA » De piedad vine a sentir

De piedad vine a sentir

Irene Gruss

LITERATURA ARGENTINA

Irene Gruss, una de las voces más singulares e imprescindibles de la poesía argentina, dejó terminado un libro de poemas, que ahora se publica de forma póstuma, acompañado de un prólogo de Jorge Aulicino y un epílogo de Eduardo Mileo.

De piedad vine a sentir es una obra que se sabe última. Por un lado, hay un gesto explícito que señala el acercamiento a un tiempo final: el libro empieza con el poema “Vejez”; el segundo poema pinta “el alba igual a un ocaso”, y enseguida viene un poema breve dedicado a su nieta, Matilda: “Late, corazón / de pájaro o persona, / no para volar ni caer, ni tener / o perder. No hay el para qué sino el cómo, y un sentido”.

Sin duda, esa certeza sobre el paso del tiempo está presente, aunque no es la cuestión principal en este libro: “El tema no es el tiempo sino el verde”, dice en un poema que hace resonar una cita varias veces aludida a lo largo de la obra de Gruss: “gris es toda teoría y verde el árbol dorado de la vida” (Goethe). Pero más allá de esta certidumbre, hay otro gesto que señala una revelación: la de haber llegado a un lugar que no estaba previsto en el principio.

Esa idea ya empezaba a tomar forma en el libro anterior de Gruss, Entre la pena y la nada, publicado en 2015. El final de ese libro prefigura este último. Allí decía: “Hay dicha entre la pena y la nada, / entre el sonido y la furia, la duda, el estertor. // Gracia y piedad. Sí / como reír a carcajadas”. El libro cierra con estos versos y al hacerlo abre esa puerta, “piedad”, que formará parte del título de su obra póstuma. Retomando la cita de la Divina comedia, en traducción de Aulicino, Gruss dice “de piedad vine a sentir” como quien declara “al final llegué acá”. En esa formulación, en ese “venir a”, hay un movimiento, la voz se desplaza para llegar al lugar de quien está hablando, y el poema parece advertir con cierto asombro haber arribado a un sentimiento inesperado.

Ese descubrimiento quizás sea el que propicia un pasaje: Gruss se distancia de aquella mirada irónica que caracterizó buena parte de su obra o de la lectura que se hizo de ella. (En aquel libro ya decía: “La burla llega después, y / es puro rictus, pura alegoría”). En el camino ha habido un hallazgo, esa “sorpresa en el espíritu” que señalaba Joan Miró y que Irene solía citar. Dice el poema: “Tarde descubrí que el errar, / el perderse / podrían ser lo mismo, un oficio / extravagante”. En esta línea de poemas últimos, también advierte: “Yo suelto la tanza a pescar restos, finales, eso que se deja / para después, cuando haga falta”.

En lugar de la ironía, entonces, este libro da paso a una mirada en la que caben la dicha y la piedad, el latido de un corazón y el verde del árbol dorado de la vida. “Carpe, digo”, dice un poema que indaga en la voluntad y el deseo; “Carpe”, dice Irene Gruss y arremete con estos poemas, que nos dejó para después, para cuando haga falta.

 

Irene Gruss, De piedad vine a sentir, prólogo de Jorge Aulicino, epílogo de Eduardo Mileo, Ediciones en Danza, 2019, 80 págs.

30 Ene, 2020
  • 0

    Té de litio

    Soledad Olguin

    Marcos Herrera
    19 May

    La poesía oscura, por momentos lúgubre, que circula en Té de litio hace de esta novela una de las más originales de los últimos tiempos. El sexo...

  • 0

    El momento de la verdad

    Damián Tabarovsky

    Raúl A. Cuello
    12 May

    Se asiste, ante un nuevo libro de Damián Tabarovsky (Buenos Aires, 1967), a un programa que tiende a lo recursivo, es decir, a volver una y otra...

  • 0

    La estirpe

    Carla Maliandi

    Ana Prieto
    5 May

    Ana escribía un libro, pero tras un accidente absurdo en su cumpleaños de cuarenta no lo puede continuar. Tampoco puede recordar las cosas que solían importarle: sus...

  • Send this to friend