Inicio » LITERATURA ARGENTINA » Traducción de la ruta

Traducción de la ruta

Laura Wittner

LITERATURA ARGENTINA

Compuesto por cincuenta y seis poemas y dividido en tres partes (“Diez respuestas verdaderas a preguntas ficticias”, “Lo imperfecto es nuestro paraíso” y la epónima “Traducción de la ruta”), el nuevo libro de Laura Wittner profundiza y a la vez amplía el espectro de su obra.

Decimos profundiza en tanto la luminosidad tonal y la limpidez de las imágenes se llevan a un plano intensísimo, como en “El origen”, donde la escena se desprende de la infancia y se vuelve palabra sin tiempo en la hélice del recuerdo: “en la bañera y en cuclillas / ver el chorro que cae / sobre el molino de juguete: / plástico que gira a la velocidad / de los diez o doce años de una infancia”. Y decimos amplía porque Traducción de la ruta, concentrando las zonas y miradas de libros anteriores, genera un nuevo plasma en el que se funden y arborecen la familia, el viaje, la lectura, la escritura, la intimidad y el deseo, “como abanicos / de horas en los que cada hora / se abre en abanico”.

Así, el gesto que se desprende de la voz pareciera indicar que el móvil de la existencia consiste en encontrar, dentro de la trama ciega y farragosa de la experiencia, figuras, constelaciones a través del verso; es decir, escritura. En lo próximo, en lo doméstico, los poemas irán delineando momentos, sensaciones y vínculos para rescatar eso que nos transita en su curso torrentoso y que habitualmente llamamos “una vida”, al reparar en los hijos, en las parejas, en los padres y las madres, y también en las cosas, en la efervescente presencia vivificada de un limón sobre la palma: “Es algo tan perfecto de agarrar. / ¿Esto ya lo sabía? ¿Me acordaba? / Miren mi mano: se ahueca espontánea / y no queda nada en ella que no sea / limón: lo fresco, lo rugoso, el peso, / el perfume terrible, la acidez. / No hay distancia entre la mano y el limón. / Significan lo mismo por un rato”.

A la vez, esas figuras descubiertas y salvadas se conforman en voces que creamos y guardamos, registros de los otros en nosotros mismos, como en el poema “Ma”: “¿Tiene semillas? / ¿Tiene espinas? / ¿Cuánto miedo / da el alfiler en el hilván? / ¿Hasta cuándo una madre / debe, para sus hijos, disolver / los obstáculos, las calcificaciones / de incertidumbre, de frío, la molestia / en el mapa, en el zapato, la arruga / de la media y el temor en general, / la ansiedad única, privada / y la otra / que nos envuelve a todos?”.

En otro plano, el viaje se instala como eje sinuoso del libro y lo atraviesa suscitando la desnudez del yo y de quienes lo comparten con él, como si el desplazamiento permitiera un espejo en el que vernos despojados, verdaderos y sin la carga de la identidad asignada por la pertenencia: “Y a 2000 metros / si te asomaras / verías bosques diagonales / una serie de múltiples verdes / que se entrecruzan y se arrojan en picada / y forman valles / y no estarías tan segura / de si aquello del fondo / son picos nevados / nubes / o tu propia idea / de lo que es / ser feliz”. De ese modo, el viajar, el extranjerizarse importan la otra clave de la existencia: moverse, con el ser, desechando lo opaco, para encontrar la centella de la vida: “Todos los momentos de dolor son el descarte. / Venimos por lo otro. / Por el destello ocasional. / Los momentos de dolor / son el descarte”.

Podríamos arriesgar que en este libro de Wittner lo cotidiano cataliza la experiencia del tiempo, y el viaje, la del espacio; coordenadas que transitan unidas por el hilo de una voz ya acendrada y radiante que las penetra y las funde como a esas ramas del ylang ylang: “sin saber / qué era hoja / y qué flor”.

 

Laura Wittner, Traducción de la ruta, Gog & Magog, 2020, 80 págs.         

9 Jul, 2020
  • 0

    Por mano propia

    Melina Alexia Varnavoglou

    Fernanda Mugica
    22 Oct

    Por mano propia es un libro en el que cada poema encuentra un lugar inesperado, precioso, exacto, desde donde decir. Si el epígrafe de Jane Kenyon nos...

  • 0

    Habitaciones

    Emma Barrandéguy

    Manuel Crespo
    15 Oct

    En su largo itinerario como uno de los secretos mejor guardados de la literatura nacional, a Habitaciones se le han colgado medallas de los más...

  • 0

    Amado señor

    Pablo Katchadjian

    Juan F. Comperatore
    1 Oct

    Luego de una serie de libros en los cuales exploraba las paradojas de la peripecia argumental hasta liberarla de sus goznes, en Amado señor Pablo Katchadjian despoja...

  • Send this to friend