Los estratos

Juan Cárdenas

LITERATURA IBEROAMERICANA

Estamos ante una novela polifónica, pero dominada por una voz que trata de poner el resto a raya. Estamos ante una novela detectivesca en que la investigación es vaga, flotante. Estamos ante un viaje al origen y el origen es un recuerdo, el de la niñera que cuidó al protagonista hasta su inexplicada desaparición. Ya adulto, pero igual de confuso, el personaje ve cómo su empresa familiar y su matrimonio se caen a pedazos, y se desplaza por la ciudad y por la selva en busca de respuestas. El mundo en que Cárdenas plantea las preguntas de esa voz rodeada de voces es un vertedero: la basura, la ruina, el desecho, la antigüedad o la fosa se van sucediendo a medida que lo hacen las sucesivas periferias. No es casual que el zombi, que el muerto viviente sea una presencia metafórica constante, con su deambular por espacios sin vida. O por estratos sucesivos. No sólo topográficos, también temporales: escarbar en la propia biografía es hacerlo en una historia colectiva de desigualdad, de superstición, de explotación, de chistes racistas, de verbo hecho carnes.

Los estratos contiene varios pasajes asombrosos, deslumbrantes. La mayoría de ellos tienen que ver con el lenguaje. Algunos, a través del collage de fragmentos orales y de fragmentos textuales, conducen a la verborrea, a la conciencia beckettiana de la disolución en saliva, en boca abierta (“dijque que dijque que dijquedijquedijquedijque”). Otros, articulados, reflexivos, nos llevan, en cambio, al sexo (“ella que sí, que le gustaba que la rompieran y entonces ya no había membrana sino un charco de lodo”) o a la refundación de las palabras (“podíamos salirnos de madre y rebuznar y reducir las palabras a virutas”, “había que dar con una palabra para acabar con las palabras”). Todos rebosan violencia y, sobre todo, insisten en las diferencias sociales. En las palabras como abismos de clase, de género, de raza.

La poética de Cárdenas se emparienta con otras que insisten en la extrañeza. Me recuerda a Sergio Chejfec, a Valeria Luiselli, a Yuri Herrera. Tal vez la novela de un autor nacido en los setenta que más se parezca a Los estratos sea Opendoor (2006), de Iosi Havilio. Pero la del escritor colombiano es más compleja y más madura. Una lectura que nos pone a prueba: más que recomendable.

 

Juan Cárdenas, Los estratos, Periférica, 2013, 202 págs.

10 Oct, 2013
  • 0

    Memorias inventadas

    Manoel de Barros

    Demian Paredes
    7 Oct

    Hasta ahora inédito en Argentina, Manoel de Barros (1916-2014) fue calificado como el poeta más grande de Brasil por Carlos Drummond de Andrade, quien era sindicado en...

  • 0

    Fiat lux

    Paula Abramo

    Martina Vidret
    23 Sep

    ¿Qué es lo que debe encender un fósforo? Eso se pregunta Paula Abramo en uno de los poemas que componen su primer poemario, Fiat lux. A diferencia...

  • 0

    Volver a comer del árbol de la ciencia

    Juan Cárdenas

    Raúl A. Cuello
    16 Sep

    Con el tiempo, el arte de emplear epígrafes en vías de cristalizar el espíritu de un texto se fue diluyendo: lo que antaño solía ser un ejercicio...

  • Send this to friend