Inicio » LITERATURA ARGENTINA » Murmullos en alguna ciudad

Murmullos en alguna ciudad

Natalia Brandi

LITERATURA ARGENTINA

¿Puede una empleada pública treintañera, casada y madre de mellizos evadirse de su situación inmediata, una suerte de realidad reseca y abulonada al mundo como con nueve pernos, para aventurarse en otra zona cursi, húmeda y caliente, urgida por unas ganas que sacuden su sexualidad adormecida al ritmo del pop neoboleroso de algunas de las más lindas canciones del rock nacional, y hacerlo sin que nada de todo eso se manifieste abiertamente ni la “incrimine”? El sugestivo diseño de la tapa de Murmullos en alguna ciudad, que imita la pantalla de un chat de WhatsApp, provee algo así como el trampolín para dar ese salto hacia una experiencia alternativa casi en modo avatar. Pero en el comienzo, antes de la virtualidad sexy y clandestina, y antes de la carta, los mails, las fotos y los videos, hay un statu quo, el del plantel de la oficina del Ministerio, que por su dinámica se pone al servicio de la réplica y tiende a confirmar, más o menos, todos los clichés que en la imaginación de los privados se agitan cuando se habla del “empleo público”, y una aparición: Herman, “como Germán pero con hache y sin acento en la a”. Más joven, lector, aspirante a cineasta y dueño de un sex appeal que licúa todas las asperezas que pueden encallecer el deseo, consigue mover las estanterías del gabinete Lucre. Su estadía en el Ministerio es corta, pero incandescente. “No me gusta que me guste así”, dice ella. “Quiero a mi marido y a mis hijos”. Pero le gusta. Y en esa tensión entre amores de diverso calibre empieza a jugarse lo más jugoso de la novela. Imágenes explícitas de uno y otro lado “los chicos durmiendo conmigo”, el primer colectivo de la mañana, el pasillo de los lácteos en el supermercado; el imperativo “mostrame, juguemos”, la lencería rojo sangre, los desnudos y las poses para la cámara le dan algunos de sus varios clímax y contrapuntos. Las canciones “Risa”, “El colmo” y “Rubí” acompañan esa transformación. El elenco de personajes secundarios, ajustado impecablemente a su papel soporte, y la escenografía, ligeramente anónima o sutilmente marcada, entretejen sus tonos apagados para que nada nos solape lo esencial, aquello que piensa, siente y hace Lucrecia consigo y con Herman. Preámbulo de una consumación latente, esta última novela breve de Natalia Brandi, narradora y docente de talleres literarios que reside en la ciudad de La Plata, se lee al calor de cierta ensoñación adolescente, como el anteúltimo pico de adrenalina juvenil y rebelde que viene a sacudir la vida plana de su protagonista.

 

Natalia Brandi, Murmullos en alguna ciudad, introducción de Julián López, Mil Botellas, 2020, 110 págs.

20 May, 2021
  • 0

    La fiesta secreta

    Abelardo Castillo

    Tomás Villegas
    11 Ago

    Abelardo Castillo rozaba los veinte años cuando una epifanía, perspicaz y dolorosa, le tajeó el convencimiento: su destino de escritor estaría surcado por los rectos caminos de...

  • 0

    La hora de las ratas

    Agustina Zabaljáuregui

    Gerardo Tipitto
    11 Ago

    La hora de las ratas es el primer libro publicado por Agustina Zabaljáuregui, periodista, guionista y coordinadora de talleres literarios nacida en Buenos Aires en 1984. Se...

  • 0

    El tic-tac del Little Boy

    Araceli Lacore

    Marcos Herrera
    4 Ago

    En los veinticinco poemas de El tic-tac del Little Boy, de Araceli Lacore, se escarba hasta el agotamiento y hasta el dolor sobre un tema mítico: el...

  • Send this to friend