Inicio » LITERATURA ARGENTINA » Su cara en las sombras

Su cara en las sombras

Antonio Oviedo

LITERATURA ARGENTINA

Podría decirse que esta nueva novela de Antonio Oviedo —libro número trece de su obra narrativa, a la que acompañan varios volúmenes de ensayos y un par de plaquetas de poesía— no encuentra su trama secreta sino hacia el final, en el último tercio de sus zigzagueos, avances y retrocesos, en el despliegue de frases cuya complejidad aparente más bien obedece a un impulso rítmico. Pero la imagen de la hermana de una mujer, que surge en esos desarrollos finales con la fuerza de lo desvaído y lo perdido, a partir de una foto vieja y como un rastro cuyos indicios no pueden seguirse, no deja de reflejar todos los hundimientos y las conversaciones, todos los sitios semiescondidos que burbujean, por así decir, en una ciudad determinada. Porque precisamente en la foto la imagen de la hermana perdida falta. Es la única que falta. Y también la ciudad, entre provinciana y tumultuosa, entre política y aletargada, se ausenta a medida que una prosa detallista se detiene a describir reuniones, soledades, lugares de disipación o de conspiración.

Anteriormente, en una tetralogía de novelas más breves, Oviedo trazaba mapas fragmentarios de lugares de Córdoba. Aunque quizá en todas sus narraciones anteriores se trataba también de esos mismos trazados en una ciudad, pero de una manera más alusiva, más negra. En la última media docena de sus libros, quizás, se entrevé la localización precisa, se vislumbra el trayecto de algún personaje. Sin embargo, son imágenes de un derrumbe, restos, pedazos de relatos perdidos, personajes significativos cuya unidad ya nadie puede reconstruir.

En esta fragmentación, conducida por un ritmo que alterna episodios y reminiscencias, especulaciones y constataciones de un narrador que parece investigar a otros de cuya existencia o de cuya consistencia no puede estar seguro; en este cúmulo de momentos y de intrigas que se suceden encadenados por su misma textura de palabras quizá se oculte la poesía de esta novela, que en algunos instantes de intensidad, casi fulgurantes, destaca unos pasajes en forma de versos, enumeraciones de objetos o de sensaciones que afectan al narrador a manera de shocks y luego de los cuales debe volver a empezar, a retomar lo que estaba diciendo o pensando.

No es el menor de los méritos del libro esa voz que narra, el hallazgo de su tono casi oral y, al mismo tiempo, de una lucidez sintáctica y de una riqueza sensorial que se alejan de cualquier habla común. Entre la atención y la distracción, entre lo vivido y lo soñado, esa voz vuelve a trazar y a borrar los lugares y los seres que compondrían una ciudad, si no fuera por el tiempo que todo lo descompone.

Libro extraordinario, fuera de lo común, que pliega con su estilo el mundo inmediato para que de su hundimiento surja otra superficie, y por eso no busca el mero reconocimiento de unos temas sino la experiencia interminable de la escritura.

 

Antonio Oviedo, Su cara en las sombras, Ferreyra Editor, 2020, 295 págs.

29 Abr, 2021
  • 0

    El sol

    Gustavo Ferreyra

    Gerardo Tipitto
    29 Abr

    Pueblo, ciudad —“chica, pero ciudad”—, guarnición militar, esteros, pantano, desierto, una estación de servicio sobre la ruta. La cartografía imaginaria sobre la que despuntan los días de...

  • 0

    Big Rip

    Ricardo Romero

    Juan F. Comperatore
    22 Abr

    A tono con la época, proliferan ficciones de catástrofe, de desastre inminente, de fin de mundo a la vuelta de la esquina, como si la destrucción fuera...

  • 0

    Un poeta nacional

    C.E. Feiling

    Raúl A. Cuello
    15 Abr

    En una nota sobre Amor a Roma publicada en Bazar Americano, la escritora e investigadora Ana Porrúa recuerda lo que alguna vez dijo Mirta Rosenberg en torno...

  • Send this to friend