Inicio » LITERATURA IBEROAMERICANA » Manos de lumbre

Manos de lumbre

Alberto Chimal

LITERATURA IBEROAMERICANA

Cuando yo nací, mi tío Pablo tenía veintitrés años. Estudiaba en la Facultad de Ingeniería, le gustaba la música, apoyaba al movimiento zapatista y lo secuestró un ovni. Según él”. Así comienza “Voy hacia el cielo”, uno de los seis relatos que componen el nuevo libro del escritor mexicano Alberto Chimal. En ese primer párrafo se constata la apuesta por un trabajo en dos dimensiones simultáneas: la realidad histórica y la ciencia-ficción conspiranoica. Dos conjuntos que confluyen y se confunden en un ámbito compartido: el de los mitos (políticos, genéricos, populares).

En su dimensión realista, los cuentos de Chimal recuerdan a los de Antonio Ortuño y Juan Villoro por su creación de personajes mexicanos involuntariamente paródicos y por el uso inteligente de las referencias culturales —sobre todo pop— para articular paisajes psicológicos y colectivos (“Los leones del Norte”, el primer relato del volumen, es primo de los cuentos de Los culpables o de los de La vaga ambición). Pero en su dimensión fantástica, esos cuentos no se parecen a los de ningún otro escritor mexicano que yo haya leído. Dialogan, en cambio, con los maestros clásicos de lo extraño (como Henry James, cuya herencia se puede rastrear en los narradores no fiables y en la maestría en el uso de las capas textuales o planos narrativos) o con capítulos de Black Mirror (sobre todo “La segunda Celeste”, el texto más complejo del libro).

La televisión y especialmente Internet constituyen el horizonte técnico y moral de Manos de lumbre. El plagio textual, los modelos criminales y sexuales, la circulación de la literatura: todo pasa en algún momento por la pantalla. No obstante, las historias son muy corporales, incluso voluptuosas, pura carne, y ponen siempre en escena relaciones afectivas, a menudo familiares. Como dice Mark Fisher en Lo raro y lo espeluznante (2018): “Lo raro trae al dominio de lo familiar algo que, por lo general, está más allá de esos dominios y que no se puede reconciliar con ‘lo doméstico’ (incluso como su negación)”. Ese es el movimiento de estos cuentos que indagan en la rareza, en la incomodidad y en la frontera. Entre la realidad y la ficción, entre la tecnología y los cuerpos: en esa franja anidan —en la poética de Alberto Chimal, uno de los principales exponentes de la literatura fantástica iberoamericana— lo inquietante, lo terrorífico, lo paranormal. Que nunca se manifiestan en explosiones espectaculares y extraordinarias, sino en la más mínima y cotidiana normalidad. 

 

Alberto Chimal, Manos de lumbre, Páginas de Espuma, 2019, 144 págs.

25 Jul, 2019
  • 0

    Fiat lux

    Paula Abramo

    Martina Vidret
    23 Sep

    ¿Qué es lo que debe encender un fósforo? Eso se pregunta Paula Abramo en uno de los poemas que componen su primer poemario, Fiat lux. A diferencia...

  • 0

    Volver a comer del árbol de la ciencia

    Juan Cárdenas

    Raúl A. Cuello
    16 Sep

    Con el tiempo, el arte de emplear epígrafes en vías de cristalizar el espíritu de un texto se fue diluyendo: lo que antaño solía ser un ejercicio...

  • 0

    X ha muerto

    Alaine Agirre

    José de Montfort
    9 Sep

    En algunas ocasiones es mejor no saber nada. Avanzar a ciegas, con el tembleque de la mano y el pulso, ir hacia delante con el mero empuje...

  • Send this to friend