Inicio » ARTE » Matriz rizomática

Matriz rizomática

Flor Conti

ARTE

Flor Conti inauguró su primera individual en Galería Gascón con curaduría de Danila Desirée Nieto, texto de sala de Luciana Conti y montaje de Cheza Bonilla e Inés Cobos. La hermandad que circunda a los nombres involucrados en la exposición no es gratuita. Matriz rizomática surgió en la contingencia de la cuarentena. Flor y Luciana atravesaron ese trance juntas, en la misma casa, de allí que Luciana pueda decir un par de cosas sobre los procesos de su hermana: “La estampa del tiempo (…) El interior es la obra (…) La estampa es la pausa (…) El exterior es performático”.

Matriz rizomática se compone, en buena medida, de grabados, algunos de ellos no reproducibles, realizados con taco perdido. La técnica consiste en generar estampas de varios colores a partir de un solo taco. Se entinta, se imprime, se talla (eso modifica la forma precedente en la matriz), se entinta, se imprime y se talla de nuevo, se entinta y se imprime, hasta que se alcanza la imagen final y el taco se pierde en el proceso.

La técnica es por sí misma una de las imágenes más elocuentes de la muestra. Lo que nos puede sugerir el taco perdido en relación con lo cotidiano y el aburrimiento, los cortes, lo siniestro, el encierro y el tiempo, es una manera de recobrar los eventos (la contemplación, principalmente) hasta cierto punto irrepetibles. Por ello, en uno de los costados de la sala, no podían dejar de estar expuestas las matrices.

Son varias las obras de la muestra, pero me limitaré a decir algo sobre las que considero el (im)posible centro de la exposición (sólo como ejercicio imaginativo).

En el medio de la sala, dos planchas de metal curvas, semicirculares, exhiben la evolución de dos grabados. Uno(s), por fuera, reproduce(n) un jarro, un cántaro de tinturas amarilla, rosa y violeta, con una planta en su interior, y se titula “Fragmento natural”. A medida que recorremos la circunferencia que forman las planchas, somos testigos de la aparición del cántaro en su plenitud, vemos, hoja por hoja, capa por capa, cómo va asumiendo sus colores, sus detalles, sus desfases y su dinamismo. En el punto diametral de la circunferencia se abre un espacio, una franja en la estructura que la vuelve penetrable. En este reverso interior de las planchas, en la parte de atrás del florero, aparece el reflejo. Este otro grabado es una imagen más íntima, más densa: vemos unas piernas con pantalones holgados, medias y ojotas: indumentaria del hogar. Hasta aquí todo muy normal, ¿cierto? Lo que le otorga densidad es que las piernas se hallen frente a un espejo. La serie se repite seis veces bajo el título “Con unx mismx”, salvo una, en la que la estampa está impresa al derecho y al revés, lo que genera dos espejos, un desdoblamiento reflexivo, titulado “Error en la matriz”. Ese doble reflexo que interrumpe la cotidianidad, la percepción siniestra que permite el error con unx mismx, es una de las revelaciones de la muestra, si consideramos además que ese “Error en la matriz” surge, en medio de la digitalización que significó la pandemia, a partir de un trabajo manual, como una reivindicación del cuerpo físico.

 

Flor Conti, Matriz rizomática, curaduría de Danila Desirée Nieto, Galería Gascón, Buenos Aires, 23 de octubre – 20 de noviembre de 2021.

18 Nov, 2021
  • 0

    Del lado de las aguas luminosas

    Catalina Oz

    Sol Echevarría
    2 Dic

    Puertas adentro de su casa, durante dos largos años, Catalina Oz emprendió un viaje inmóvil para dar forma a una serie de obras hechas...

  • 0

    Josha berrueca

    Alejandro Moreyra

    Florencia Lico
    25 Nov

    ¿Cómo es la mano que engarza una perla berrueca y decide que es digna? La pregunta no es cómo hacer de lo berrueco un objeto feliz, en...

  • 0

    ¿Para qué sirven las espinas?

    Samantha Ferro

    Carlos Gutiérrez
    18 Nov

    El body horror es un subgénero del cine de terror que ubica al cuerpo humano como la última frontera de la materialidad orgánica reconocible. De modo que...

  • Send this to friend