Inicio » ARTE » Música
ARTE

Nueve pinturas al óleo y un dibujo, bajo el nombre de Música, son el total de obras que Federico Juan Rubí presenta durante los meses de agosto y septiembre en LAR (Local de Artes Recientes). A estas pinturas se suma un texto de Ezequiel Alemian que, en formato de fanzine, se constituye en una pieza más de la muestra.

Rubí eligió el pequeño y mediano formato para componer sus imágenes. No bien entramos en LAR nos enfrentamos con el único dibujo de la muestra que funciona como antesala de lo que pronto veremos. El recorrido sigue hacia la derecha; la primera pintura con dos figuras enigmáticas nos recibe y conduce hacia una sala de paredes blancas y gris claro donde las restantes pinturas parecen flotar en el espacio. Los cuadros apenas son contenidos por unos marcos sutiles. Hay una sensación apacible en lo que vemos; cierta tranquilidad que poco a poco se irá modificando hacia otros estados. Una vez que observamos en detalle cada pintura, nos damos cuenta de la riqueza de estas imágenes: la realidad de los sueños, la fantasía y el juego dominan cada una de las escenas. Hay un clima surrealista, pero que no cae en el cansancio que muchas veces este tipo de pintura puede causar. Todo lo contrario. Da la sensación de que estamos ante algo distinto. Algo muy personal que vemos por primera vez.

La paleta de colores vibra de manera semejante en todos los trabajos. La pincelada se percibe calma y madura, segura de su recorrido. Cada una de estas pinturas se sostiene a sí misma sin sobreponerse a las otras. Todas ellas conviven como un sistema en equilibrio. Sin embargo, en la atmósfera o clima onírico de la muestra hay algo inquietante, hay un misterio que tal vez podamos reconocer en nuestros propios sueños, fantasías y temores más profundos. Bocas, dientes, sonrisas, serpientes, figuras fantasmales, flores, manos, animales, uñas, un instrumento musical, son las imágenes que, como en la construcción de un collage, se yuxtaponen fuera del dominio de la lógica.

¿Podríamos decir qué nos cuentan las obras de esta muestra? ¿Hay un sentido en lo que vemos o, mejor dicho, detrás de lo que vemos? En algunas de estas pinturas da la sensación de que lo importante sucede fuera del cuadro. Este funcionaría más bien como un detalle de algo que se inicia en otra parte, como si solo viéramos la punta de un iceberg. Hay algo de incomunicable en lo que vemos, incluso los títulos elegidos para cada pieza parecen aportar y no aportar al mismo tiempo una claridad que alumbre el entendimiento. Hay también un complejo vínculo de imágenes, situaciones posibles e imposibles, recorridos inciertos: derivas en las que Rubí se alimenta de la televisión, el cine, el mundo del videoclip y las imágenes que circulan por la web. Todo sirve para su experimentación concreta con la materia y el juego compositivo. Lo dramático, el humor y el melodrama se intuyen como un tono que recorre las paredes. El mundo de intereses que este pintor transita entre la literatura, el cine y la música potencia su vuelo pictórico.

Entrar en contacto con estas pinturas, recorrer la sala mientras se lee el texto, todo ello constituye una experiencia formidable. Ezequiel Alemian se pregunta si es posible que haya música sin sonidos. Sin lugar a dudas, las pinturas de Federico Rubí nos llevan a ese lugar misterioso donde los colores y las formas vibran con un magnetismo encantador.

 

Federico Juan Rubí, Música, LAR, Buenos Aires, 6 de agosto – 24 de septiembre de 2022.

8 Sep, 2022
  • 0

    Mirar por la piel

    Varios artistas

    Diego Gelatti
    24 Nov

    Durante un viaje a Bahía Blanca, además de visitar amigues, recorrer la ciudad y el puerto, he intentado acercarme a la rica escena de artes visuales de...

  • 0

    Idea fija

    Daniel Leber

    Manuel Quaranta
    17 Nov

    Una idea fija puede destruir la vida o hacerla florecer, depende de circunstancias, en la mayoría de los casos, independientes de la voluntad. No somos dueños de...

  • 0

    Primera persona

    Micaela Piñero

    Manuel Quaranta
    10 Nov

    Me cuesta escribir directamente, sin entrar en explicaciones, argumentos, sin desviarme del objeto central por largas digresiones que no conducen a nada; también me cuesta...

  • Send this to friend