Magia para principiantes

Magia para principiantes »

Kelly Link

Juan F. Comperatore

24 Mar, 2022
Comentarios: 0

Aunque trafican elementos de la fábula infantil, el folclore urbano y la cultura pop, los resbaladizos cuentos de Kelly Link burlan la preceptiva y se salen por la tangente. Su singular consistencia promueve comparaciones apuradas, cotejos fútiles nacidos del deseo de encuadrar lo que desborda todo cauce. Desfondar la realidad a fin de encender su simiente maravillosa, por ejemplo, sería

El espejo negro »

Roger Gilbert-Lecomte

Demian Paredes

28 Oct, 2021
Comentarios: 0

En castellano, la poesía de Roger Gilbert-Lecomte (1907-1943) llegó de la mano de Aldo Pellegrini, en su célebre y siempre celebrada Antología de la poesía surrealista (1961). Allí se lo encuentra en la sección “Poetas de lenguaje surrealista”. Casi dos décadas después aparecerá en Venezuela una pequeña antología de prosa y poesía: El gran juego (1979). Y, tras un vacío

Nuevas impresiones de África

Nuevas impresiones de África »

Raymond Roussel

Juan F. Comperatore

7 Oct, 2021
Comentarios: 0

En Cómo escribí algunos libros míos, ese mensaje arrojado al mar del reconocimiento póstumo, Raymond Roussel calculaba haber invertido siete años —un promedio de quince horas en cada verso— en componer Nuevas impresiones de África. Esa rigurosidad febril, sólo rayana en el delirio porque le hacía de tope, queda manifiesta en esta puesta en escena del acto de lectura.

Escrito

Odile »

Raymond Queneau

Kit Maude

22 Oct, 2020
Comentarios: 0

Hace ya media vida, cuando trabajaba para editoriales independientes en Londres, me entretenía con un juego travieso a la hora de escribir los textos de contratapa; buscaba frases tan sucintas y memorables que indefectiblemente aparecieran en las reseñas subsecuentes. Era un juego divertido y, si tomamos en cuenta la cantidad de veces que acerté, un poco desalentador.

La editorial Leteo

La condesa sangrienta »

Valentin Penrose

Miguel Sardegna

30 Abr, 2020
Comentarios: 0

Cuentan las crónicas que, para traerles suerte, proporcionarles abundancia y asegurarles descendencia a los dueños, los albañiles del castillo de Cejthe emparedaron viva a la primera joven que pasaba por ahí. Erzsébet Báthory, la condesa sangrienta, poseía muchos otros castillos, más de dieciséis, pero Cejthe, que reposaba sobre ese frágil esqueleto, fue siempre su preferido. Le gustaba ese castillo emplazado

Send this to friend