Inicio » LITERATURA ARGENTINA » Agüita clara

Agüita clara

Osvaldo Bossi

LITERATURA ARGENTINA

Leí Agüita clara de un tirón. Deteniéndome de vez en cuando para asimilar la belleza de sus versos como si fueran pianos suspendidos en la claridad de una noche de luna. El pianista que toca en los poemas de Osvaldo Bossi es un pianista que toca en los bares por la propina. Esto le permitió tener un techo y ganarse el pan y muchos romances de ocasión, lo cual no es poco. Sus melodías son populares y eternas. “Un chico solitario / y miope, riega el patio / de tierra, y escribe. // Bajo la sombra de un árbol, saca su cuadernito / de noche, de viento”. Así empieza el libro, el primer poema se llama “Iglú”.

El volumen se puede leer como una novela autobiográfica, melancólica, que nos ofrece una visión del mundo profunda y sabia que va desde la infancia hasta el presente de un poeta maduro que tiene que cuidar su salud. En sus setenta y dos páginas aparece todo: la infancia, la madre y el padre, el amor y el sexo, la escritura como salvación y la poesía como actividad siempre secreta, siempre clandestina. Como debe ser.

Osvaldo Bossi es un maestro. Hay pocos que pueden acceder a esta categoría. Escribe como si fuera fácil. Dentro de los músicos más geniales del jazz se puede percibir una característica que es muy ponderada por los especialistas: el relax. Esto es tocar cosas muy difíciles como si fueran fáciles. Tocarlas relajados. Osvaldo Bossi, al escribir, lo hace con relax.

Por otro lado, se podría decir que el libro está vivo. Hay vida, arbitrariedad, humor, dolor. Los artistas, como dijo el Indio Solari, son la piel sensible de la sociedad. Esta definición le encaja perfecta a Osvaldo Bossi.

“Los meses huyen, los días / cambian de lugar, se / arrepienten. Autos extra- / ordinarios, veloces, cruzan / la ruta, la música a todo / volumen. ¿La poesía huye / también? ¿se escapa río abajo / por la rompiente? ¿perdura? / Y ni hablar del cuerpo, esa / caja oxidada, implacable, que / se balancea día y noche / sobre mi corazón”. Esto es un fragmento de un poema que Bossi publicó en Facebook. Es simple y es profundo, hace simple lo complejo. Cuando lo leemos, nos parece que nos está hablando al oído, confesándonos secretos. Otra cosa que se destaca en la poesía de Bossi es la piedad. ¿Piedad a quién o a qué? Piedad al prójimo, al compañero de aventuras que es el otro, a todo aquel que se quiera acercar, al mundo.

Bossi también está publicando una serie de ensayos en Facebook que llevan por título El poeta como clown. En estos ensayos lejos de la academia, hay mucha sabiduría. La sabiduría de un poeta que se pasó toda su vida conversando con la poesía y con los grandes poetas, reflexionando sobre la fragilidad que nos constituye, pero también sobre las cuchilladas terribles con que los poetas muchas veces intentan herir de muerte a un mundo injusto.

Lean Agüita clara. Pídanle amistad en Facebook a Osvaldo Bossi.

 

Osvaldo Bossi, Agüita clara, Gog & Magog, 2020, 72 págs.

7 Abr, 2022
  • 0

    El libro de las fábulas y otras fabulaciones

    Daniel Samoilovich / Eduardo Stupía

    Anahí Mallol
    30 Mar

    Doscientos treinta y siete textos brevísimos, algunos de sólo una frase, ninguno superior a una carilla, y cerca de doscientas ilustraciones forman esta galería de curiosidades plásticas...

  • 0

    La infancia del mundo

    Michel Nieva

    Julia Kornberg
    30 Mar

    Volvió la ciencia ficción, lo pulp, el camp, el kitsch, el encuentro casual de lo alto con lo bajo. Volvió la recombinación de registros, la lectura anabólica...

  • 0

    Ese tiempo que tuvimos por corazón

    Marie Gouiric

    Leo Estol
    30 Mar

    Una chica se muda a la capital y, buscando trabajo, encuentra un taller para niños en los bordes de la ciudad. Desde el comienzo engancha la voz...

  • Send this to friend