Inicio » LITERATURA ARGENTINA » Desintegración en una caja

Desintegración en una caja

Sebastián Martínez Daniell

LITERATURA ARGENTINA

La variable tiempo ha sido desde el comienzo la gran aliada de la física, tanto en sus variantes clásica como cuántica. Sabemos que el tiempo opera sobre los fenómenos transformándolos y, al mismo tiempo, develando el mecanismo de su desarrollo o desaparición. Con un ojo atento a estas cuestiones, Sebastián Martínez Daniell (Buenos Aires, 1971) ensaya en Desintegración en una caja un cúmulo de ejercicios que tienen que ver con el tiempo: sitúa la narración como paisaje para verificar el destino de los personajes, pero también lo hace para desenvolverse como tiempista para el acomodamiento de sucesos.

Su libro (¿novela?, ¿ensayo?, ¿por momentos poema?) engloba, como si se tratara de un diagrama de Venn sui generis, secuencias o zonas de tiempo que dislocan la narración y con ello, por supuesto, la lengua. Digo que disloca, no que fragmenta, ya que a pesar de emplear recursos que van de la digresión a la écfrasis, su ficción, al menos en este libro, no presenta cortes. Ni siquiera en dos apartados que parecieran estar respondiéndose en dos momentos de la misma narración.

Si uno tuviera la posibilidad de leer el libro de atrás para adelante se daría cuenta de que el tiempo corre en ese sentido: desde el último episodio al primero uno descubre que presenta los rasgos típicos de una narración orquestada, concluyendo en un artefacto que coquetea con el nouveau roman o el oulipo.

Este es el caso del relato que abre la serie: a una mujer le piden que cuente algo (una anécdota, un chiste, lo mismo da) y se desata un torrente de tropismos que desbarajusta la supuesta linealidad de las cosas; sintéticamente hablando de todo lo que sucede (esto es una reseña, no un diálogo con el almacenero del barrio) se superponen, como en un palimpsesto en espiral, un velorio, un suicidio, el derretimiento de hielos en un vaso, las sensaciones táctico-perceptivas de una mujer que intenta contar lo que le ha sucedido durante el día. El epígrafe de este extraordinario experimento con el tiempo es de Roberto Juarroz y su ejecución evoca su poesía vertical. Es, por encima de los episodios que le siguen (la vida de un resonador magnético y sus funestos efectos; un intercambio dialógico-conyugal; el soliloquio de un hombre que recuerda a los “grandes maestros” de Asimov, etcétera), el que más se acerca a un ejercicio de vanguardia perfecto: allí se encuentra el aparato teórico de un Queneau, de un Robbe-Grillet y allí mismo es donde triunfa su propósito. Desde su recursividad, desde su alambicada prosecución anecdótica, Martínez Daniell nos recuerda algo muy importante: que, en el desgranamiento, quiero decir su desintegración, la literatura tiene la oportunidad de devolvernos algo que se creía perdido, algo como la capacidad de maravillar a quien está leyendo.

 

Sebastián Martínez Daniell, Desintegración en una caja, Marciana, 2023, 168 págs.

29 Feb, 2024
  • 0

    Cómo se inventa una orfandad

    Ariel Williams

    Leandro Llull
    18 Jul

    Con prólogo, selección y entrevista de Marcelo D. Díaz, Cómo se inventa una orfandad nos brinda un espectro sustancial de la obra de Ariel Williams. Gracias a...

  • 0

    La aparición de Ettie Yapp

    Carlos Schilling

    Carlos Surghi
    11 Jul

    El destino de un narrador supone una aventura que transcurre sólo en la imaginación. Tal vez por eso pueda describir cuanto lo rodea, tomar de lo anecdótico...

  • 0

    Húngaros

    Flavio Lo Presti

    Carlos Surghi
    27 Jun

    Con cierto entusiasmo afirmaría que la novela no es más que una forma del futuro, ya que en el presente resulta imposible. Por supuesto que ese futuro...

  • Send this to friend