Inicio » TEATRO » El Periférico de Objetos. Un testimonio

El Periférico de Objetos. Un testimonio

Emilio García Wehbi

TEATRO

Sobre El Periférico de Objetos (1990-2009), grupo paradigmático del teatro argentino por la osadía, creatividad y radicalización demostrada a la hora de experiementar con las vicisitudes de la escena, se ha escrito infatigablemente.

El discurso crítico, académico, periodístico o de opinión siempre acudió a la cita para oficiar de mediador entre sus producciones —siempre renovadoras e inquietantes— y los espectadores, quienes deslumbrados la mayoría de las veces, espantados otras, nunca permanecieron indiferentes. ¿Faltaba algo por decir sobre el impacto que produjo la irrupción de El Periférico en la práctica teatral vernácula?

Evidentemente estaba faltando lo que Emilio García Wehbi viene a ofrecer a través de su última publicación, en su condición de cofundador del grupo: un testimonio en primera persona de quien fue protagonista de principio a fin de esa experiencia, una captura personal de la memoria de su autor y de la del grupo.

Si acaso el contenido está en la forma, se impone ponderar el objeto de diseño (y preciosismo) que constituye el libro El Periférico de Objetos. Un testimonio, editado por Gabriela Halac para DocumentA/Escénicas. Infrecuente en su tipo dentro de las publicaciones teatrales, ya un sello y una posición estética en las de este autor, el libro se destaca por construir un dispositivo que pone a jugar textos, imágenes, un lexicón conceptual, fotos de archivo, fotos de los célebres muñecos que poblaron las puestas periféricas tomadas especialmente por Nora Lezano y hasta una de las figuritas que se distribuía en lo que fue su última realización, Manifiesto de niños.

La obra se presenta en términos de archivo subjetivo y fragmentario, y lo hace por la vía negativa definiendo aquello que no es. No se trata de una historia sino de una memoria que como tal es lacunaria, incompleta y, precisamente por eso, personal.

El lector va a poder encontrar el origen y los procesos de producción de cada uno de los espectáculos que —tal vez en calidad de espectador— llegó a ver como resultado. Los principios estéticos y conceptuales surgidos desde la propia práctica y no de antemano, el impacto de artistas como Kantor o Bausch en el quehacer grupal, el aporte de una figura no explorada en el teatro local como la del dramaturgista, de la mano de Dieter Welke, puntean este recorrido. Hay también lugar para el relato de viaje, práctica periférica sostenida a lo largo de sus veinte años, un anecdotario profuso y muy divertido que le quita solemnidad al lustre con que suelen abordarse las experiencias consagradas y algunas confidencias jugosas que cotizan, sobre todo, porque son de primera mano.

El testimonio que aporta García Wehbi a través de su última obra no hace sino volver singular un fenómeno sobre el que, creíamos, se había dicho casi todo.

 

Emilio García Wehbi, El Periférico de Objetos. Un testimonio, Ediciones DocumentA/Escénicas, 2021, 300 págs.

 

Imagen: Manifiesto de niños, de El Periférico de Objetos.

18 Nov, 2021
  • 0

    Lorca, el teatro bajo la arena

    Laura Paredes / Mariano Llinás

    Manuel Broullón
    24 Nov

    La invocación remite al ritual pagano, al aquelarre. La invocación reúne a la comunidad en torno a un círculo mágico donde acontece el prodigio. Así, las personas,...

  • 0

    Inferno

    Rafael Spregelburd

    Marina Locatelli
    3 Nov

    A propósito del verosímil en el cine, Christian Metz escribía en los sesenta que las obras “verdaderamente modernas” son aquellas que se despojan de toda censura propia...

  • 0

    Chongo triste

    Antonio Villa

    Daniela Berlante
    27 Oct

    El verdadero teatro será del orden de la ceremonia o no será. Al menos es así como lo pensó Artaud en sus formulaciones sobre el...

  • Send this to friend